Home / Argentina / CAPUTO EXIGE OTRO ORDEN DE PRIORIDADES

CAPUTO EXIGE OTRO ORDEN DE PRIORIDADES

A las puertas del fin de semana el Gobierno le colocó bonos por el equivalente a US$1.030 millones al Credit Suisse y avanzó así en la idea de conseguir financiamiento fuera de Nueva York para cubrir el déficit.

Mientras el ministro de Finanzas, Luis Caputo, concretaba esa operación, el mercado cambiario seguía recibiendo las divisas del arranque de las exportaciones de soja y el dólar se mantenía planchado, prologando una siesta que ya lleva 60 días.

La mejora del momento en materia de ingreso de divisas se ensancha a partir de las emisiones de deuda previstas por el sector privado a partir de mayo para lo que resta del primer semestre.

Empresas como IMPSA (US$ 2.090 millones), Transportadora de Gas del Sur (US$ 500 millones), Banco Galicia (US$100 millones), Banco Macro (US$800 millones), Molinos Cañuelas (US$$300 millones), Transener (US$ 500 millones) son algunas de las firmas que tienen previsto colocar deuda en la ventana que parece haberse vuelto a abrir para la financiación de la Argentina.

La colocación potencial de bonos privados y provinciales en la primera parte del año podría alcanzar los US$5.800 millones y eso consolida la idea de que tampoco este año el financiamiento será escaso para el conjunto del país.

La otra parte de la película del sector externo se reflejó en el balance cambiario del primer trimestre en que el déficit de la cuenta corriente fue de US$1.689 millones en el mes y totalizó US$4.601 millones.

En la Argentina entran muchos dólares pero también salen muchos: lo que se define como Formación de Activos Externos entre enero y marzo alcanzó a US$ 6.931 millones.

La dinámica sigue mostrando que ingresaron muchos dólares por colocación de deuda, menos con destino a colocaciones financieras en pesos (menos “carry trade”), quedaron menos en las reservas del Banco Central y los motivos, atesoramento y turismo, siguen a toda máquina a la hora de consumir las divisas disponibles.

En el corto plazo el panorama externo aparece más despejado aunque en el mediano el estancamiento de las exportaciones ( viene de lejos y este año la sequía empeora el resultado) sigue como telón de fondos de los problemas grandes en materia económica.

Mientras en materia de dólares el Gobierno respira, el tema de los aumentos de tarifas de gas y luz agregaron preocupación a los bolsillos de la gente que, en la primera parte del año, enfrenta la realidad de precios nuevos con salarios viejos agudizada por el salto de la inflación.

Desde el Gobierno se respaldan en los datos del INDEC que sostienen que el peso de los servicios públicos representa “sólo” 8% en los gastos de un hogar promedio y que el 60% de los usuarios pagarán “menos de $1.000 mensuales” por las facturas de gas.

Con esa base y la idea de que los argentinos, en muchos casos, derrochan la energía, la Casa Rosada mantuvo su decisión de aumentar las tarifas aunque haya tenido que diferir parte del cobro a lo largo del año.

Desde el punto de vista de los mercados, que el Gobierno no haya dado marcha atrás con la suba tarifaria fue una señal a favor de la baja del déficit fiscal y, por tanto, que le permitirá seguir colocando deuda.

Loading...

About Alba

Check Also

Se revela el paradero de hijos de Bonafini “están vivos y viviendo en…

Paradero encontrado: Baby Etchecopar reconocido periodista argentino se ha caracterizado por su total sinceridad al …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *